Mitos y falsas creencias relacionadas con la actividad física.

mayo 25, 2012

Para el siguiente post nos basaremos en el libro LÓPEZ MIÑARRO, P. A. (2002) “Mitos y falsas creencias en la práctica deportiva”. Barcelona: INDE.

Los mitos o falsas creencias relacionadas con la actividad física son muy comunes debido a múltiples influencias: publicitaria (especialmente en la televisión), profesionales no suficientemente formados, etc. A continuación os presentamos varios de ellos:

Las agujetas desaparecen tomando agua con azúcar. Tras un prolongado descanso, cuando se vuelve a realizar ejercicio físico es común sufrir un dolor muscular conocido coloquialmente como agujetas. Este dolor que suele aparecer a partir de las 24 horas y que aumenta durante los dos días siguientes para desaparecer días después, se ha relacionado con el ácido láctico. Sin embargo, las agujetas nada tienen que ver con él, sino con la realización de actividades donde predominan las contracciones excéntricas. Así pues, de nada va a servir tomar agua con azúcar para prevenirlas o combatirlas, sino que habrá que comenzar a realizar ejercicio físico “sin prisa, pero sin pausa”.

Es necesario consumir proteínas para aumentar la masa muscular. En los últimos tiempos han aparecido en el mercado los denominados suplementos de proteínas y aminoácidos, con el fin de aumentar la masa muscular, por la creencia de que diestas ricas en proteínas son indispensables para conseguir una buena masa muscular. Sin embargo, este exceso de proteínas es perjudicial para el organismo (sobrecarga el hígado y los riñones), siendo una dieta adecuada y correcto entrenamiento la base de una buena musculación.

Consumir azúcar antes del ejercicio aumenta el rendimiento. No se recomienda la ingesta de azúcar, tabletas de glucosa, ni cualquier otro alimento muy concentrado de glucosa en los 30-40 minutos que anteceden al ejercicio físico o competición. La razón es que puede dar lugar a un cuadro denominado hipoglucemia reactiva, que es causa de malestar físico y agotamiento prematuro durante la realización del ejercicio físico. Esto se debe a una disminución de los niveles de glucosa por debajo de valores normales. Toda persona que realiza actividad física debe tomar suplementos vitamínicos. No hay razones para pensar que la administración de complejos vitamínicos en adultos o niños que realizan ejercicio físico va a tener un efecto beneficioso sobre el rendimiento deportivo. Una dieta variada aporta suficiente cantidad de las distintas vitaminas y sólo será necesario recurrir a su suplemento cuando se sospechen déficits o carencias de las mismas. La administración indiscriminada de vitaminas no está excenta de riesgos. Sudar abundantemenete es adecuado para perder peso. La pérdida de agua, es decir, sudar, no es sinónimo de pérdida de grasa. Es una contrindicación absoluta intentar adelgazar a través del sudor, porque además de que no adelgaza, puede producir una deshidratación severa, con las complicaciones que conlleva. Por lo tanto, realizar ejercicio físico con vestimenta deportiva que ocasione una alta sudoración, entrenar a horas de máximo calor o utilizar técnicas de pérdida de peso como tomar una sauna, son práctica totalmente incorrectas. Este tipo de errores son especialmente perjudiciales para los niños, así como en personas obesas. Sudar es crucial para regular la temperatura en ambientes calurosos. El sudor debe evaporarse a fin de perder calor, por lo que no debe secarse de la piel. Cuando se baje peso por pérdida de sudor, debe recuperarse tan pronto como sea posible. Perder grasa de manera localizada. Muchas personas creen que un aumento en la actividad de músculos concretos facilita un uso mayor de las grasas almacenadas en la zona. La promesa de la reducción en un punto localizado mediante el ejercicio es especialmente atractiva desde un punto de vista estético, si bien desde el punto de vista científico no tiene sustento alguno. Sencillamente no existe evidencia de que las grasas se liberan en mayor grado de los depósitos situados directamente por encima del músculo que realiza ejercicio.

El ejercicio provoca hambre y hace que se ingiera más alimentos. Existe la creencia de que el ejercicio causa inevitablemente un aumento del apetito, de manera que cualquier gasto de calorías provocado por el ejercicio físico se contrarresta rápidamente con un aumento proporcional del consumo de comida. Debido a este mito, algunas de las personas que hacen régimen para adelgazar no practican ejercicio físico. Las sensaciones de hambre depende, entre otros factores, de los niveles de azúcar en sangre (glucemia). Cuando se realiza un ejercicio muy intenso que utilzia la glucosa como energía, disminuye la glucemia, y se desencadena la sensación de hambre. El hambre corresponde a la necesidad fisiológica de comer, de calmar la sensación de falta de energía. la ingesta de alimentos disminuye rápidamente esta sensación produciendo un impresionante bienestar. Si, por el contrario, el ejercicio es de intensidad ligera o moderada, al usar grasas como fuente de energía, la sensación de hambre no es estimulada.

El músculo se convierte en grasa o viceversa. El músculo nunca puede transformarse en grasa, así como ésta nunca puede hacerlo en aquél. Ambos son tejidos altamente especializados con funciones específicas. Los músculos está compuestos por fibras largas, parecidas a espaguetis, con proteínas contráctiles diseñadas para ejercer fuerza. Las células grasas son receptáculos redondos diseñados para almacenar energía. El entrenamiento incrementa el volumen de la fibra muscular (hipertrofia) y el reposo lo reduce (hipotrofia). El consumo excesivo de calorías ocasiona que las células grasa aumenten en tamaño a medida que pasa el tiempo, y un consumo por debajo del gasto calórico disminuye el contenido graso.

Existen abdominales superiores e inferiores. Ante la pregunta acerca de si la movilización de segmentos corporales superiores desarrolla las porciones superiores del recto del abdomen y la movilización de segmentos corporales inferiores las porciones inferiores del abdomen, se trata de una afirmación de ambientes deportivos inadecuada por su falsedad, habiéndose demostrado en diferentes estudios. En éstos se ha demostrado que la actividad muscular del recto del abdomen es significativamente mayor que la registrada en la porción inferior, tanto en ejercicios de elevación de tronco como en los de elevación de piernas y pelvis.

Cualquier ejercicio físico es beneficioso para la salud. Se puede afirmar que existe un convencimiento de que la práctica habitual de ejercicio físico, sea cual sea la cantidad de ésta, reporta consecuencias positivas para la salud. Sin embargo, algunas actividades se escapan de lo saludable y no conllevan más que consecuencias negativas. Por tanto, toda persona que se acerque al ejercicio físico para mejorar mejorar su salud debería conocer cuáles son estas características, para ceñirse a ellas dentro de sus márgenes de confianza.

El ejercicio físico que mejora la salud tiene una serie de características que han sido descritas previamente, y que podrían resumirse en estas pocas palabras: mejor lento que rápido, mejor una intensidad moderada que alta y más no siempre significa mejor.

La natación corrige las desviaciones de la columna vertebral. No existen evidencias científicas que avalen el efecto corrector de la natación en las escoliosis, lo que choca abiertamente con la gran asiduidad con que es recomendada como medida terapéutica. La natación tiene valor como actividad complementaria al tratamiento cinesiterápico, y nunca puede sustituir a éste.

No beber agua durante el ejercicio evita el flato. El comienzo de este dolor no es predecible y la naturaleza del dolor es imposible de determinar (es posible que se deba a diversas causas, entre las cuales destaca un flujo de sangre y oxígeno inadecuado a los músculos respiratorios), variando los síntomas según la persona de que se trate. Algunas personas limitan la ingestión de agua durante la actividad física, lo que puede conducir a una deshidratación.

Enlaces de interés:

ACTIVIDADES.

  1. ¿Qué pasa si no calentamos ni realizamos vuelta a la calma? ¿Por qué deberíamos calentar y realizar la vuelta a la calma?
  2. ¿Qué ocurre si realizamos ejercicio físico durante la digestión?
  3. Completa las siguientes frases:
    1. Si realizas la maniobra de Valsalva al movilizar pesos…
    2. Realizar ejercicio físico con zapatillas sin usar calcetines…
    3. Pararse súbitamente tras un ejercicio moderado e intenso…
    4. Ducharse con agua fría o caliente inmediatamente después de un ejercicio físico…
    5. Para que la actividad física sea eficiente hay que sufrir…
  4. ¿La actividad física intensa puede masculinizar a la mujer?
  5. ¿Las bebidas isotónicas mejoran la recuperación?
  6. ¿No tenemos tiempo para la actividad física?
  7. ¿No es necesario atender a la actividad física de los niños porque de por si son muy activos?
  8. ¿La actividad física no es tan recomendable en personas mayores?
  9. ¿Es beneficioso realizar actividad física en ayunas?
  10. ¿El sobrepeso es propio de países desarrollados?

Conducción de grupos en bicicleta

noviembre 22, 2011

A continuación os dejamos el material recopilado para el módulo “Conducción de grupos en bicicleta” para el ciclo formativo “Conducción de actividades físico-deportivas en el medio natural” del IES Enrique Nieto.

Entendemos que estos materiales están en constante evolución, desarrollo y profundización, y con este propósito comenzamos el blog: “Conducción de grupos en bicicleta“.


Equipo y material de senderismo

octubre 30, 2011

Hoy en día se ha alcanzado un grado tal de especificidad y diversidad que encontramos vestimenta y materiales concretos para cada tipo de actividad que realicemos, diferenciándose también según la época del año. Esto convierte cualquier compra en una labor ardua de recogida de información y asesoramiento.

Por todo ello, y por la necesidad imperiosa de equiparse adecuadamente para poder desarrollar nuestra actividad en la naturaleza, es función de los técnicos conocer lo que ofrece el mercado así como las características de los distintos materiales, tanto para la elección de nuestro equipo como para el asesoramiento de quien nos lo solicite.

Como actividad, ofrecemos las 36 preguntas sobre “Equipo y material” (pincha para descargarlo en archivo word) para contestarlas. Recuerda incluir nombre y apellidos, módulo al que pertenece el trabajo, ciclo formativo y fecha de entrega.


Vía Verde del Aceite

octubre 20, 2011

Con este post pretendemos profundizar en la Vía Verde del Aceite que contemplamos desde Lucena (Córdoba) a Jaén. Oficialmente se compone de dos vías:

  1. Vía Verde de la Subbética (Vía Verde del Aceite II), que pasa por las ciudades cordobesas de Lucena, Cabra, Doña Mencía, Zuheros y Luque.
  2. Vía Verde del Aceite, que pasa por las ciudades jienenses de Alcaudete, Martos, Torredonjimeno, Torredelcampo y Jaén.

Para la realización de la actividad desde el IES Enrique Nieto, es necesario completar una serie de permisos y autorizaciones:

Dentro de la logística que requeriría realizar este recorrido desde Melilla, comenzaremos contemplando el desplazamiento a la península en barco desde Acciona Transmediterranea.Como lo hemos contemplado dentro de actividades escolares, podríamos salir de Melilla un lunes o martes por la noche (23:30 aprox.) y llegar a Málaga al día siguiente a primera hora de la mañana (8:00 aprox.), para volver desde Málaga un jueves o viernes al medio día (13:00) y llegar a Melilla el mismo día por la noche (20:30).

El mismo día de salida por la noche se podría realizar una reunión para revisión de material y últimos consejos, por ejemplo, no olvidar DNI, no excederse en el peso, etc. Se quedará previamente en la Estación Marítima de Melilla para hacer la última revisión a las 22:00 horas. Allí se decidirá si se accederá al barco por donde los vehículos o los peatones.Las bicicletas viajan gratis en el barco y se dejarán atadas en un lugar habilitado frente a la consigna de maletas.Después de la primera noche en el barco con destino a Málaga, vamos directamente hacia la estación de autobuses de Málaga, situada al lado de la Estación de trenes “María Zambrano”.El recorrido se hará desde la Estación Marítima por la salida de vehículos, en dirección suroeste, paralelo a la Avda. Manuel Agustín Heredia y el Puente de Antonio Machado, pero por dentro del Puerto. Saldremos de la estación y regulado por semáforos iremos en dirección noroeste (calle del ingeniero José María Garnica y Explanada de la Estación), para girar a la izquierda (oeste) por la Calle Mendívil. La persona responsable de conducir la furgoneta deberá recogerla en la empresa ¿? Es más que interesante que utilice un GPS. Entre la calle Mendívil y Roger de Flor (peatonal), existe una zona de carga y descarga donde dejar la furgoneta para cargar las bicicletas.El desplazamiento desde Málaga sería en autobús hacia Lucena con la compañía ALSA. Existen horarios a las 9:00 y 11:30 horas, con llegadas a las 10:40 y 13:00 respectivamente. El coste del billete son de 7,82 euros. En el autobús de línea se admiten algunas bicicletas (unas tres bicicletas con su embalaje) con un suplemento de 5 euros.

Al llegar a Lucena la furgoneta buscará un estacionamiento cercano a la estación de autobuses donde poder sacar las bicicletas. La salida se puede demorar una hora entre que se sacan las bicicletas, algunas personas se cambian y se compra algo de comida y bebida en la cafetería de la estación.De la Estación de autobuses de Lucena nos dirigiremos por la Avda. del Parque en dirección Norte, para girar hacia la derecha (noreste) por la Ronda de San Francisco hasta llegar a una rotonda donde cogeremos en dirección norte por la Ctra. de Cabra (A-331). En la tercera intersección giramos a la derecha (este) para encontrarnos con la Vía Verde de la Subbética. Recorreremos el polígono industrial de Lucena, ciudad que en tiempo del Califato de Córdoba llegó a ser incluso la república independiente judía de Elissena. De aquellos tiempos nos ha llegado hasta nuestros días un rico patrimonio monumental de iglesias y un castillo.

Ya en la vía recordaremos que existe parte del camino que no realizaremos en dirección contraria hacia Puente Genil con destino previo a Las Navas del Selpillar. En esta zona destaca su importancia vinícola de Montilla-Moriles.

Durante toda la vía cruzaremos varias carreteras, senderos agrícolas, etc. Aunque nos recomiendan bajarnos de la bicicleta, con mucha prudencia y realizando una parada a modo de “Stop”, podríamos pasar montados.

Con destino a Cabra iremos contemplando en una suave y continuada subida algunos almendros y viñedos. A los 4 km pasaremos por el viaducto del barranco del Alamedal (P.K. 93,7), un atrevido vuelo metálico de 70 m de altura que cruza sobre el cerrado bosquete mediterráneo que ha tapizado la vaguada.Durante toda la vía podemos encontrarnos con tramos en obra o mejora. En la mayoría de ellos se puede pasar reduciendo la velocidad sin tener que coger itinerarios alternativos que exigen de mayores desniveles.

Tras un paso de unos 5 km por terrenos suaves llegaremos a un túnel que nos hace superar la antigua A-340  para introducirnos en más olivos.

El hospital y un auditorio nos alertarán de la llegada a Cabra donde podemos reagruparnos en la antigua estación de Cabra que alberga una elegante locomotora Mikado, una terraza restaurante y un Centro de Interpretación del Tren del Aceite, además de un área de descanso.

Si llegamos en el autobús que nos deja en Lucena a las 13:00 horas, podemos aprovechar en Cabra para comer. En la guía nos recomiendan las “soletillas de las Madres Agustinas Recoletas”. Te puedes hacer una idea de los precios de la terraza restaurante “El Andén” consultando su carta.Pasado cabra cruzaremos el viaducto conocido con el sugerente nombre de “Los dientes de la vieja“, de unos 25 m de altura y que pasa sobre la carretera. Desde el inicio del viaducto podemos admirar la fotografía que forma el mar de verde de los olivos.

El cerro Alvarillo a nuestra derecha, condiciona el trazado del ferrocarril. Pero también lo perfilan los arroyos que bajan del monte. Uno de ellos, el modesto arroyo del Fresno, obligó a los ingenieros a construir uno de los viaductos más espectaculares del ferrocarril: el viaducto de la Sima (km 26). Este impresionante tranzado de hierros se despliega a lo largo de 132 m, apoyándose en dos atrevidos pilares de piedra. Las vistas son muy agradecidas, casi tanto como el aire que muy a menudo sopla en este aéreo espacio habitualmente reservado a los pájaros. El silbo del viento colándose entre los hierros del puente pone banda sonora a este espacio casi mágico.

Tras el ascenso desde Cabra, se mostrará el “Túnel del Plantío” (km 26), primer y único túnel de la Vía Verde de la Subbética. La obra supera un collado pero casi en su coronación, habiendo construido lo que se viene a llamar un “túnel artificial”, es decir, un túnel realizado para garantizar la sujeción de los terrenos, no por estrictos condicionantes topográficos. Los escasamente 140 m del túnel apenas exigirán linternas.

El trazado va mostrando un infinito rosario de casillas donde en tiempos vivían ferroviarios encargados de la custodia de los pasos a nivel y, sobre todo, del mantenimiento cotidiano del tramo de vía anexo a las casas. Todas contaban con su pozo y, también casi todas, hoy son pasto del abandono y la ruina.En alguna de ellas hay unas grandes explanadas creadas sobre las colinas que hoy se muestran como agradables descansaderos. La situada en el km 22 ofrece unas preciosas perspectivas de las casa de Doña Mencía.

Antiguamente, todas estas tierras tenían mucha más vida que ahora, y una densa malla de cortijos, todos habitados, hacían que siempre hubiera gente en los alrededores. Todos estos cortijos ya no son viviendas y muchos de ellos se han arruinado completamente.

Nuestra vía mantiene ahora un trazado con casi nula pendiente gracias a ingentes movimientos de tierra, espectaculares terraplenes y profundas trincheras, sotenidas estas últimas con elegantes muros de sillería, van conformando el camino.

Después de recorrer unos 25 km desde Lucena, llegaremos a la antigua estación de Doña Mencía, que como en otros casos se ha reconvertido en restaurante. El pueblo debe su nombre a la esposa de un valeroso conquistador de la Edad Media y, como en las poblaciones vecinas, un alcázar corona el casco urbano. Acogida a las sombras de sus hermosos árboles se conserva la pequeña casilla que en antiguamente albergaba a la cantina en la que los viajeros, a pie de andén, podían tomar un refrigerio antes de subir a su tren.Posteriormente la vía se abre paso en un descenso entre los más hermosos paisajes del Parque Natural de las Sierras Subbéticas. Vale la pena admirarlo.

Antes de llegar al antiguo apeadero de Zuheros (km 17), nos encontramos con el puente de Zuheros, de valor monumental, estructura metálica y planta curva. Volando sobre las alegres aguas del arroyo Bailón (de ahí su nombre), los 104 m de altura son también un excepcional mirador sobre la más bella estampa de Zuheros, con los muros del alcázar cortados sobre el barranco y el blanco caserío arropado tras sus muros.Entre el puente de Zuheros y el antiguo apeadero, se encuentran algunos caminos que conducen al pueblo, todo un reto para el ciclista y caminante que quiera retar las empinadas cuestas. La ascensión al pueblo tiene una recompensa más que estimulante. Pasear por las calles de este blanco pueblecito proporciona todo un derroche de experiencias sensibles, máxime si se recorren en primavera, en pleno imperio de la flor. Las casas se cuelgan de las paredes de los barrancos en los que se apoya esta localidad y donde los militares sarracenos tuvieron a bien poner un castillo a simple vista inexpugnable. Cierto es que, finalmente, no eran tan invencible y los cristianos entraron en esta villa y la adornaron con alguna atractiva iglesia y algún palacio para acomodo del noble local. Desde la plaza de esta localidad se tendrá una de las mejores perspectivas de esta Vía Verde de la Subbética, el único camino medio llano entre tanta sierra. Para los más sufridos hay otra excursión que, por sino hubiera tenido bastante, aún tiene más cuestas. Esta propuesta llega a la cueva de los Murciélagos, una cavidad kárstica que los más viejos de Zuheros tuvieron a bien usar como vivienda, pintando en sus pétreas paredes algunas pinturas rupestres con cabras y otros animalitos. Además de las pinturas, la cueva atesora hermosas formaciones calcáreas y restos humanos de los antiguos pobladores que pueden justificar el paseo complementario.Famoso son los quesos de Zuheros y no será de extrañar que tropecemos con algún rebaño de cabras.

Varias áreas de descanso tenemos de manera seguida, la primera con fuente y la segunda, justo en el cruce entre la Vía Verde y la carretera que se dirige a Baena, con una reluciente casilla ferroviaria rehabilitada y dotada con paneles de interpretación.

A la derecha vamos contemplando el pueblo de Luque coronado por su iglesia castillo de “tiempos moros”. Continuaremos hasta la antigua estación de Luque (km 10). Un emprendedor empresario ha asumido la gestión del viejo edificio ferroviario y lo ha convertido en un restaurante que ha intentado recuperar muchos elementos de la antigua explotación ferroviaria.

Desde aquí terminaremos nuestra jornada dirigiéndonos hacia el pueblo, donde el albergue municipal de Luque queda en lo más alto, junto a su iglesia castillo y solo los más preparados ciclistas podrán llegar a él sin bajarse de la bicicleta.Las bicicletas se podrán almacenar en la terraza del albergue. Llegado al albergue se dará prioridad a las chicas en los baños para que posteriormente sea utilizados por los chicos. Los tiempos de las duchas deben ser cortos, ya que se disponen de termos con una cantidad de agua caliente limitada. La cena será a cuenta propia, si bien la gran diversidad de bares en el pueblo no dará ningún problema para satisfacer cualquier paladar. Para no pasar frío sería interesante llevar un saco.

El segundo día partimos desde el albergue hasta la estación de Luque para desayunar. Como empezamos todo el rato bajando, es bueno que nos abriguemos. Una vez repuestos fuerzas en la estación y entrado en calor, superaremos un paso a nivel para sortear la carretera N-432.

Con rumbo a la Laguna del Conde o del Salobral, la pequeña elevación de la vía la hace la mejor atalaya para contemplar el devenir cotidiano de esta laguna. Existen algunos miradores con interpretación del paisaje, información de algunas aves como las anátidas. Para no perturbar la vida natural, los miradores están a unos 300 y 500 m de la lámina de agua, por lo que serán necesarios unos prismáticos para observar con detalle.Después de subir hasta el collado de las Arcas, llegaremos al viaducto del río Guadajoz que separa las provincias de Córdoba y Jaén. Este impresionante mecano de 199 m de longitud vuela sobre el calmo cauce del río y hay que pasarlo despacio, y no por el peligro que pudiera haber, sino porque semejante obra humano hay que cruzarla casi en ánimo reverencial dado lo magno y lo osado de aquellos trabajos realizados haca más de un siglo.

Las aguas del Guadajoz han propiciado la formación de un gran tarajal aguas arriba del puente.

Aguas abajo del viaducto, el Guadajoz no fluye, ya que en época de lluvias, el nivel del embalse de Vadomojón llega hasta las mismas pilas del viaducto.

Después del espectacular viaducto del río Guadajoz y comenzando la leve y continuada subida, un nuevo puente metálico de 83 m cruza el barranco del Desjarradero.

Pasaremos por la Reserva Natural de la Laguna Honda (km 50), situada a la derecha del camino. Este espacio natural protegido tiene su mejor atalaya, como en la anterior laguna, desde la propia Vía Verde, regalando su espectáculo más vivo y colorido en las primaveras, cuando sus juncos acogen a una bulliciosa población de anátidas.Allí mismo tendremos paneles informativos que nos destacarán la geología, flora y fauna de la zona.

Abandonaremos el paisaje natural de los barrancos, ríos y lagunas, y superando el paso a nivel de la N-321, nos encontraremos con la estación de Alcaudete (km 48) está a 5 km de la localidad. Sus edificios parecen islas dentro del mar de olivos.

Pasada la estación de Alcaudete nos encontraremos con dos antiguos puentes metálicos del ferrocarril sobre los arroyos de la Esponela (km 46) y del Chaparral (km 45), ambos de 70 m de altura.

Seguidamente subiremos hasta la abandonada cantera de balasto ferroviario de La Muela. El balasto es la capa de grava o de piedra machacada, que se tiende sobre la explanación de los ferrocarriles para asentar y sujetar sobre ella las traviesas.

Otro viaducto metálico de 224 m de longitud se leva como perfecto mirador sobre el valle. A la derecha y a pie del viaducto, se eleva otra obra más modesta pero con mucha más historia. Se trata del puente medieval del río Viboras. Obra de un solo arco, permite el paso a un rancio camino casi olvidado hoy día.

Cumbre del Ahillo.

Entrando en el término municipal de Martos y con perfiles suaves, nos encontramos con la solitaria estación Vado-Jaén (km 37). Lejos de cualquier núcleo urbano, su creación se justificó sólo para facilitar un punto de cruce a los trenes. El mismo nombre de la estación es en todo punto artificial, ya que no se ajusta a ningún topónimo de la zona.Lo quebrado del terreno justifica otro espectacular viaducto, el que cruza de lado a lado el arroyo del Higueral de 133 m de longitud.Otro nuevo y atrevido viaducto de 208 m de longitud representa una de las obras más majestuosas del recorrido, el del arroyo Salado (km 34), contorneado por la cota del cerro de la Capellanía. Entrando en este punto visualizaremos a lo lejos la peña de Martos.

Una vieja compañera d camino, la N-321, la franquearemos por una pasarela de nueva construcción.

Las cerradas curvas marcarán la tónica del itinerario. Sólo los terraplenes y las trincheras se atreven a romper la perfecta geometría del olivar. También rompe el verde fondo la alba mancha de una cantera de yeso situada a la vera de la vía (km 26).

Antes de llegar a Martos, un nuevo encuentro con la N-321 nos hará pasar por un túnel bajo la calzada de la carretera que nos permitirá franquear limpiamente la cinta de asfalto. Pocos metros después podremos disfrutar de una fuente.

Elevado a 350 m del casco urbano, destaca la potente peña rocosa de Martos, coronado por los restos de un castillo, en tiempos, vigía de todo el valle. La peña de Martos nos sirve también como referente altimétrico, indicando que hemos coronado la cima de la Vía Verde del Aceite.

En la entrada nos encontraremos con la antigua estación de Martos (km 23) en la que destaca su marquesina, a pesar de su estado ruinoso.Desde este momento iremos descendiendo para continuar en la soledad de los olivos hacia Torredonjimeno. Una nueva pasarela de la N-321 nos facilitará el camino.

Un camino paralelo la pie del terraplén del ferrocarril nos desciende para poder cruzar otra vez la N-321, aunque en este caso aprovechando un paso inferior.Llegaremos a recinto de la antigua estación de Torredonjimeno (km 15,2) donde disfrutar de un espacio acondicionado para el descanso. Lamentablemente el edificio de la estación ha sido derribado por una poco afortunada acción del ayuntamiento de esta localidad, eliminando de un plumazo posibles nuevos usos de este edificio del siglo XIX al servicio de los visitantes.

Después de cruzar un sobrio viaducto metálico, la vía nos sorprende con el puente de la Piedra del Águila (km 12) vuela durante 104 m sobre el arroyo. Desde su base la vista es impresionante.

Posteriormente pasaremos por el túnel del caballico. Sus 333 m en curva han exigido su iluminación, lo que nos librará de correr ciertos riesgos.

Para disfrute del viajero, se ha instalado un área de descanso en la antigua estación de Torredelcampo (km 11).

Las carreteras han ido invadiendo el trazado ferroviario y para esquivar el asfalto, la Vía Verde se apoya hacia la izquierda en el camino de servicio.

En el suave descenso nos encontraremos con las ruinas del cargadero-apartadero de Moralduro (km 8,8), donde se traspasaba a los trenes la producción de yesos de una vecina cantera.

Una fuente (km 6,3) nos brindará la oportunidad de reponer fluidos. Este camino es en sí mismo una alternativa de ruta complementaria, ya que articula el itinerario turístico de la ruta Arqueológica de Los Torreones, que se encuentra perfectamente señalizada desde la Vía Verde mediante paneles direccionales e informativos. Un estupendo conjunto monumental formado por siete torreones y enigmáticas fortalezas medievales.

Unos kilómetros antes de llegar a Jaén la vía férrea sucumbió bajo el trazado de la autovía de circunvalación jienense, pero un cercano paso inferior y unos caminos rurales han servido para dar continuidad al trazado de la Vía Verde.

Jaén está arropada por la roquera estampa del Castillo-Parador de Santa Catalina. Daremos por concluida la vía en la zona norte de la ciudad, donde se ubica el Polideportivo de las Fuentezuelas y llegar en dirección sureste al Albergue Inturjoven de Jaén.A la mañana siguiente nos levantaremos temprano para coger el autobús a las 7:30 horas y llegada a Málaga a las 10:30, para coger el barco a Melilla que sale a las 13:00 horas.

El programa de TVE “Vive la Vía” nos ofrece varios vídeos: introducción (parte 1; parte 2; parte 3) y de cada una de las vías: Vía Verde del Aceite (parte 1; parte 2) y Vía Verde de la Subbética (parte 1; parte 2). Aquí te dejamos la primera parte de la Vía Verde del Aceite.

Dentro del equipo que llevar es aconsejable realizar una lista con el material imprescindible y aconsejable:

  1. Bicicleta. Puesta a punto.
  2. Casco.
  3. Alforjas.
    1. O mochila de 35-40 litros (para llevar lo que no necesitaremos durante la ruta ciclista) que se llevaría en una furgoneta. Una mochila de 10-20 litros para llevar lo necesario durante el itinerario.
  4. Inflador; desmontables; kit de parches (parches, lija y disolvente).
  5. Multiherramienta: llaves allen y destornillador.
    1. Interesante que incluya un tronchacadena. Cuando la cadena sea nueva, suelen sobrar varios eslabones; guardarlos por si se necesitan.
  6. Bridas.
  7. Candado para la bicicleta.
    1. Puede ser interesante una cuerda como la de los zapatos para amarrar la bicicleta en el barco.
  8. Móvil y cargador.
  9. Bolsa de basura.
  10. Calzado para bicicleta.
  11. Vestuario:
    1. Culotte (badana).
    2. Cortaviento. En caso de lluvia o duda:
      1. Chaqueta impermeable transpirable.
      2. Opcional el sobrepantalón impermeable.
    3. Dos camiseta sintética.
    4. Muda.
    5. Pantalón largo cómodo y ligero.
    6. Camiseta algodón.
    7. En caso de frío:
      1. Guantes.
      2. Braga para el cuello.
  12. Neceser: desodorante, champú, cepillo y pasta de diente.
  13. Toalla pequeña.
  14. Chanclas.
  15. Botiquín:
    1. Gasas.
    2. Betadine en cápsulas. Agua oxigenada.
    3. Gasas cicatrizante (ej. Tulgrasun).
    4. Antiinflamatorio en tubo.
    5. Colirio (para los ojos).
  16. Alimentación:
    1. Barrita energéticas.
    2. Frutos secos: dátiles.

Todos estos materiales se pueden almacenar en bolsas de congelados con cierre. Permitirá llevarlo ordenado (neceser, herramientas, alimentos, etc.) y dotarlo de impermeabilidad.

Es muy interesante llevar guantes para cualquier ajuste mecánico, así como toallas de bebé para sus múltiples usos.

En caso de de altos índices UV es imprescindible un protector solar, sobre todo para antebrazos, cara, muslos… Aunque no haga excesivo sol, es muy recomendable unas gafas deportivas que permitan la transpiración para evitar que se nos metan objetos extraños en los ojos: insectos, polvo del camino, etc.

Se puede valorar llevar un saco (pequeño y ligero) si no se dispone de mantas en el albergue de Luque o se es friolero.

Si se viaja en autobús, es necesario que la bicicleta vaya embalada, para lo que se venden unas fundas que recogidas no ocupan espacio y son ligeras.

No puede faltar la cámara de fotos para inmortalizar momentos, lugares, colores…

La cartografía utilizada es el Mapa Militar de España. Escala 1:50.000. Hojas 946, 947, 967, 968, 988 7 989.

El firme es mixto: asfalto y tierra compactada, si bien en determinados terrenos el barro se hace presente y puede dificultar algo más esta sencillísima ruta.

Previamente hay que explicar algunas limitaciones o contingencias para el viaje. Pueden ser:

  • No estar acostumbrado a estar tanto rato subido al sillín. Las badanas de los culotte son necesarias, pero es necesario echar horas previamente.
  • No tener una buena condición física.
  • No tener mentalidad para realizar actividades físicas de intensidad moderada y larga duración. La mayoría practican “esfuerzos polideportivos”, por ejemplo, de dos tiempos de 20 minutos y con cambios, sesiones de 50 minutos, etc.
  • No tener la bicicleta a punto: apretar las bielas, los frenos no rozan, la rueda está centrada, está limpia (a veces hay que desengrasar para limpiar) y engrasada, las ruedas están a la presión recomendada…
  • No tener las herramientas, conocimientos mecánicos básicos y repuestos, por ejemplo, para resolver un pinchazo.
  • Sabemos llevar una cadencia de pedaleo adecuada (no hacer molinillos, ni llevar un desarrollo muy duro) y cambiar correctamente (no cruzar la cadena, cambiar de uno en uno, cambiar justo antes de que lo necesitemos, de manera más progresiva con los piñones, etc.). Es importante tener los cambios ajustados para que la cadena no se quede pillada y nos carguemos el desviador trasero.
  • Mantener una postura nada adecuada: talla de la bicicleta, altura del sillín, altura de las manetas de los frenos, posición de los pies…
  • Es fundamental tener un portabidón y un bidón para no tener que parar para hidratarnos, Nos rompe el ritmo. No obstante hay que para cada cierto tiempo: 1 hora (ahí podemos rellenar el bidón).
  • No valorar la oportunidad de conocer, relacionarse, divertirse, superarse, etc.

Un poco de historia.

A pesar de que los primeros intentos de tender un ferrocarril pasando por Jaén dotaran del año 1881, no fue hasta 1893 cuando los primeros trenes circularon por esta ciudad camino de Puente Genil. Con esta nueva vía, la Compañía de Ferrocarriles Andaluces creaba un nuevo acceso a Andalucía desde Linares, enlazando en Puente Genil con sus trazados que, desde Córdoba, iban a Málaga y Algeciras. Esta vía suponía una competencia al principal acceso ferroviario desde la meseta que, explotado por la todopoderosa compañía MZA, discurría por el valle del Guadalquivir.

Una de las principales funciones de aquel nuevo ferrocarril fue el transporte de aceite a granel, embarcado en vagones cisterna. Tal fue el protagonismo de este transporte que el ferrocarril recibió la denominación popular de Tren del Aceite, nombre que ha heredado la actual Vía Verde. Pero, además del aceite, las vías de este ferrocarril también sirvieron para transportar carbones de la cuenca de Belmez, plomo y otros metales de los yacimientos linarenses hacia el puerto de Málaga.

Pero la historia económica del ferrocarril nunca fue boyante. Así, salvo el temporal repunte que experimentó a finales del siglo XIX durante la guerra de Cuba, las cifras marcaban en color rojo año tras año. De esta manera se llegó al año 1936, en el que la línea, junto a todas las que formaban la amplia red de “Andaluces” fue intervenida por el Estado, al comprobar que la situación económica era ya insostenible.

Otra guerra, la civil, dio nueva vida al ferrocarril, periodo en el que este trazado sirvió de alternativa al frecuentemente bombardeado Espeluy-Sevilla. Pero cuando callaron los fusiles también lo hicieron las locomotoras, que cada vez se dejaban ver menos por sus vías y a unas velocidades medias de infarto: ¡30 km/h! En esta lánguida situación el ferrocarril se mantuvo precariamente en activo hasta el año 1985. En esa fecha, junto a otros cientos de kilómetros de vías esparcidos por los campos españoles, fue clausurado todo el tramo entre Jaén y Puente Genil.


“Para educar a un niño hace falta una tribu”

mayo 3, 2010

Desde septiembre, un grupo de Melilla, la mayoría profesorado de Educación Física, se propuso crear una Plataforma para promover el uso de la bicicleta: Plataforma Pro Carril Bici (ver blog).

Al principio no teníamos mucha idea y solo solicitábamos infraestructuras como carril bici y aparcamientos seguros. Actualmente nos preocupamos por la movilidad sostenible en general (a pie, en bicicleta y transporte público), aunque centrados en la bicicleta, y en proporcionar un espacio predominantemente peatonal  que permita una ciudad más segura, saludable, sostenible, moderna y amable.

Hemos descubierto que con esta iniciativa podemos involucrar a más personas: profesorado de otras áreas, otros centros educativos, artistas, asociaciones, administración pública, sindicatos, profesionales de la información, el marido de la conserje…, haciendo válido el proverbio africano: “Para educar a un niño hace falta una tribu”.

Actualmente estamos realizando y difundiendo entrevistas, ya que nos hemos dado cuenta que después de la percepción subjetiva de la peligrosidad que supone ir en bicicleta con otros vehículos a motor, la segunda causa por la que la gente no coge la bicicleta es por el “qué dirán”. Os dejo la que le pasamos a Pablo Tercedor: “No me interesa nada la gente que te valora por lo que tienes materialmente


Movilidad sostenible y espacio público

abril 24, 2010

¿Qué entendemos por movilidad sostenible? Ir a pie, en bicicleta o transporte público (ej. tranvía). ¿Espacio público? La movilidad sostenible es el medio para conseguir un espacio público predominantemente peatonal y restringiendo el vehículo privado para una ciudad más segura, saludable, sostenible, moderna y amable.

Desde hace unos meses varias personas, la mayoría docentes, nos hemos propuesto fomentar la movilidad sostenible, especialmente en el transporte en bicicleta, con la Plataforma Pro Carril Bici (pinchar para ver el blog).

La televisión local municipal nos han escuchado y ha realizado diferentes programas relacionados.

Viva la Vida” (pichar para ver vídeo). Entrevista, pedalada de abril y bicifestación en la Piscina Municipal de la Consejería de Deporte y Juventud.

Esto Salpica” (pichar para ver vídeo). Seguimiento en el día cotidiano de una persona que se desplaza en bicicleta.


Construir una baliza de orientación deportiva

diciembre 3, 2009

Esta entrada está destinada al alumnado de 1º ESO G que están  muy motivados consiguiendo miguelones para la futura acampada.Tendrán 100 miguelones si consiguen construir como mínimo 10 balizas.

En la orientación deportiva se utilizan las balizas para identificar los puntos de control por lo que tenemos que pasar. Son hitos triangulares de color naranja y blanco. Está compuesta por tres cuadrados de 30×30 cm, aunque para entrenamientos y lugares pequeños se puede utilizar una de 15 x 15 cm.

¿Como la podemos construir? Con cartones, cartulina naranja y blanca, cuerda o elástico, pegamento, grapadora y funda de forrar los libros.

Para los cartones debemos tener en cuenta las medidas que necesitasmos:  tres cuadrados de 30 x 30 cm o de 15 por 15 cm. Dejar más de un lado para poderlo unir poteriormente los tres cuadrados con una grapadora. Una vez recortado el cartón, recortamos las cartulinas en triángulos y las pegamos al cartón. Si queremos que nos dure, no se moje o se manche, podemos protegerla con el forro transparente que se les pone a los libros.

Para finalizar se realizan un agujero en la parte superior de cada lado y se pasa una cuerda o un elástico. Por mi experiencia, puede ser más interesante el elástico que la cuerda para evitar roturas.

¿Por qué usar material autoconstruido?

  • Son más económicos,
  • podemos ampliar nuestro almacén de materiales,
  • nos sentimos orgulloso de su creación,
  • los cuidamos más,
  • reutilizamos materiales que irían a la basura,
  • podemos decorarlos para desarrollar nuestra creatividad,
  • nos implicamos en las actividades,
  • me lo puedo llevar a casa y practicar en mi tiempo libre,
  • etc.