Exposición: Sierra Bermeja, naturalmente Parque Nacional

Sierra Bermeja, mayor exponente de los ecosistemas serpentínicos de España, alberga una geodiversidad y biodiversidad única y amenazada, que confiere al macizo una personalidad indiscutible, principal baza de cara a su declaración como Parque Nacional.

A continuación, dejamos los diez paneles que componen la exposición.

  1. Hacia la declaración del tercer Parque Nacional de Andalucía.
  2. El bastión más occidental de la Cordillera Bética frente al Estrecho de Gibraltar.
  3. Un patrimonio GEOLÓGICO excepcional a nivel mundial.
  4. Los ECOSISTEMAS serpentínicos. raros y desconocidos.
  5. FLORA y vegetación de serpentinas. un caso único de adaptación.
  6. Centro de especiación y punto caliente de biodiversidad para la FAUNA.
  7. Un PATRIMONIO histórico y cultural clave en algunos momentos de la historia.
  8. USOS tradicionales, cuando la montaña impone sus condiciones.
  9. Un marcado carácter PAISAJÍSTICO sin parangón en Europa.
  10. La PROTECCIÓN definitiva para un espacio natural con personalidad propia.

  1. Hacia la declaración del tercer Parque Nacional de Andalucía.

1. Hacia la declaración del tercer Parque Nacional de Andalucía

Sierra Bermeja, con unos 300 km² de extensión, es un espacio natural único no solo en España, sino en toda Europa y el Mediaterráneo. Se encuentra en buen estado de conservación debido a la roca que la compone: la peridotita. Su elevado contenido en metales pesados, presentes también en el suelo, genera un efecto “rechazo” sobre la agricultura. Por ello, la sierra siempre ha sido un auténtico “desierto poblacional”. Esta especificidad geológica trae consigo una considerable cantidad de endemismos y especies protegidas de flora y de fauna, muchas de ellas en peligro de extinción que elevan el valor de la montaña.

La conservación de estos ecosistemas, denominados serpentínicos, es de interés general para el Estado requiriendo, en el caso de Sierra Bermeja, una postura integradora que traspase los límites artificiales de los espacios naturales protegidos circundantes. En este sentido, en 2007, diferentes entidades públicas y colectivos científicos y sociales integrados en la “Plataforma Sierra Bermeja, Parque Nacional” solicitaron al Ministerio de Medio Ambiente la declaración de Sierra Bermeja como Parque Nacional.

La solicitud cumple el objetivo de la Ley 30/2014 (Capítulo II) que indica que los Parques Nacionales son espacios naturales, de alto valor ecológico y cultural, poco transformados por la explotación o actividad humana que, en razón de la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora, de su fauna, de su geología o de su formaciones geomorfológicas, poseen unos valores ecológicos, estéticos, culturales, educativos y científicos destacados cuya conservación merece una atención preferente. Según esto, el futuro Parque Nacional de Sierra Bermeja es único y responde a la perfección a estos requisitos, tal y como se argumentan en la presente exposición.

La declaración de Sierra Bermeja como Parque Nacional aportaría las siguientes ventajas y beneficios:

  1. Conservación y restauración de sus valiosos y desconocidos valores naturales.
  2. Fomento de la investigación.
  3. Creación de la denominada Zona de influencia Socioeconómica del Parque Nacional para la adjudicación de concesiones y ayudas a los municipios beneficiados; por orden alfabético, Benahavís, Casares, Estepona, Genalguacil, Igualeja, Istán, Jubrique, Júzcar, Parauta y Pujerra.
  4. Beneficios para la agricultura, la ganadería y la caza, al compatibilizar y potenciar los usos tradicionales en el monte y en las zonas colindantes frente a otros más agresivos.
  5. Beneficios para el Patrimonio Histórico-Artístico.
  6. Potenciación de la actividad ecoturística.
  7. Beneficios para el empleo.

El Parque Nacional de Sierra Bermeja, con 29.668 hectáreas, estaría incluido en la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo Andalucía (España)-Marruecos, siendo la máxima apuesta de futuro de una Red compuesta por espacios naturales en buen estado de conservación que incluyen grandes ecosistemas representativos del Estado.

  1. El bastión más occidental de la Cordillera Bética frente al Estrecho de Gibraltar.

2. El bastión más occidental de la Cordillera Bética frente al Estrecho de Gibraltar

Sierra Bermeja se alza frente a la costa mediterránea como el bastión más occidental de la Cordillera Bética. Puede considerarse el nexo de unión entre las cordilleras del Sur de Europa y el Norte de África. Es una montaña media en la que despuntan el Cerro Abanto (1.508 m) y los picos Encinetas (1.473 m), Los Reales (1.452 m) y Plaza de Armas (1.334 m).

El relieve de Sierra Bermeja se caracteriza por su alta vigorosidad, donde alternan valles encajados definidos por alineaciones tectónicas que generan grandes desniveles en forma de paredones, farallones y cornisas, sin que la erosión apenas haya limado cumbres y laderas. La red fluvial ha ido adaptándose a esta morfología, siendo frecuentes los tramos rectilíneos quebrados por bruscos codos, así como las cascadas y saltos de agua que salvan las rupturas de pendientes.

Sierra Bermeja se configura como cabecera o nacimiento de numerosos e importantes ríos como Genal, Guadalbón, La Cala, Castor, Padrón, Guadalmansa, Guadalmina, Guadaiza, Verde, etc. La baja permeabilidad de sus rocas favorece el transcurso superficial de las aguas, con caudales significativos de carácter estacional, y el desarrollo de una red de drenaje densa, con numerosos saltos y cascadas.

Desde la óptica climatológica, Sierra Bermeja destaca como un islote pluviométrico de vital importancia en el medio mediterráneo circundante dada la abundancia de precipitaciones, con una media anual de 800-1.000 mm que llega a los 2.000 mm en las cumbres. Presenta varias peculiaridades climáticas derivadas tanto de la occidentalidad, que aquí se traduce en distancia al Estrecho de Gibraltar, como de la altitud, siendo frecuentes las nevadas en invierno.

Se añaden estos dos factores climáticos otros dos hechos singulares superpuestos como la configuración de un pasillo marítimo en el Estrecho y la configuración abierta al flujo de barlovento al estar esta montaña dispuesta en sentido SW-NE.

Además, en Sierra Bermeja se dan otros fenómemos característicos como el estancamiento de nubes en sus cumbres derivado de los vientos de Levante, incrementando los valores pluviométricos como consecuencia de la criptoprecipitación en aproximadamente 500 mm.

La densa cobertura vegetal que cubre la montaña juega un papel importante en la generación de humedad, posibilidando la aparición de fenómenos climáticos vinculados a la misma como nieblas de advección, o retención de nubes por el bosque.

Respecto a la temperatura, la media anual es de 14-16ºC y pueden diferenciarse tres pisos bioclimáticos: termomediterráneo (hasta los 800 m), mesomediterráneo (entre 800 y 1.300 m) y supramediterráneo (a partir de los 1.300 m y en orientaciones norte).

  1. Un patrimonio GEOLÓGICO excepcional a nivel mundial.

3. Los ECOSISTEMAS serpentínicos. raros y desconocidos

Desde un punto de vista geológico Sierra Bermeja representa uno de los conjuntos espaciales más complejos de la Península Ibérica: es el mayor afloramiento ultramáfico del conjunto petrográfico de la Serranía de Ronda y, con sus más de 300 km2, es también uno de los más grandes e importantes del mundo. Las peridotitas, el tipo de rocas que componen este macizo, constituyen el 95% del mismo.

Las peridotitas son rocas procedentes del manto superior terrestre, localizadas bajo las cortezas continental y oceánica de la Tierra a profundidades entre 70 y 150 km. Ascendieron a la superficie durante el Oligoceno, hace unos 25 millones de años, debido a procesos de fracturación asociados a la orogénesis alpina derivada de los choques de las placas euroasiática y africana. Son rocas ricas en silicatos de hierro y magnesio, principalmente olivino, pero también piroxenos y, en menor proporción, anfíboles.

En corte fresco, la roca es de color oscuro. Pero el olivino es un mineral bastante inestable que se altera fácilmente una vez expuesto a la meteorización, convirtiendo la roca en una mezcla de minerales de color verdoso-azulado; las peridotitas así alteradas reciben el nombre de serpentinas.

Cuando la roca serpentinita oxida adquiere el característico color bermeja externo que da nombre a la sierra y constituye uno de sus rasgos paisajísticos más sobresalientes.

Sierra Bermeja presenta una alta concentración en metales pesados como hierro, niquel, cromo, magneso, cobalto, cobre y otros que resultan raros en la corteza terrestre como bismuto, teluro, oro, platino o wolframio.

La gran concentración de metales pesados es responsable de la alta singularidad de la biota bermejense y junto a la colosal extensión y geomorfología del macizo convierten a Sierra Bermeja per se en un patrimonio geológico excepcional en la Península Ibérica y el Mediterráneo Occidental, así como en un campo de experimentación de primera magnitud para la compresión de los procesos geológicos que originaron Cordilleras Bético-Rifeñas.

  1. Los ECOSISTEMAS serpentínicos. raros y desconocidos.

4. Un marcado carácter PAISAJÍSTICO sin parangón en Europa

Los ecosistemas serpentínicos, como los de Sierra Bermeja, ocupan menos del 1% de la superficie terrestre y presentan una distribución geográfica mundial muy fragmentada. Las rocas ultramáficas y las especies vegetales y animales asociadas a los suelos derivados de estas rocas (suelos serpentiníticos) contribuyen a la conformación de estos raros ecosistemas, siendo objeto de interés creciente. Sierra Bermeja representa el mayor conjunto de ecosistemas de este tipo en la Península Ibérica y uno de los más grandes del mundo, con una superficie superior a los 300 km2.

El índice de Shannon-Wiener (Krebs, 1985) como indicador de la biodiversidad para la fauna vertebrada, con valores comprendidos entre 0 y 1, proporciona para Sierra Bermeja un valor de 0.9, dato que unido a sus 20 endemismos de flora sitúan al macizo bermejense (31.147 hectáreas), junto a Sierra Nevedad (172.238), con 0.8 y 66, y Sierra de Cazorla (209.920 has), con 0.9 y 34, entre los tres espacios naturales más importantes de Andalucía, lo cual da una idea muy significativa de su singularidad y muy alta diversidad biológica.

Comparación endemismos

Todas estas características, añadidas a su situación geográfica, entre dos continentes, y como bastión natural en el Estrecho de Gibraltar, convierten a Sierra Bermeja en un enclave geológico y biogeográfico excepcional, único en España, pero insuficientemente protegido.

Sectores y Distritos Biogeográficos.jpg

 

  1. FLORA y vegetación de serpentinas. un caso único de adaptación.

5. Un patrimonio GEOLÓGICO excepcional a nivel mundial

Al acercarnos a Sierra Bermeja dos circunstancias saltan a la vista: el color rojo de las rocas y el verde brillante de los pinares y matorrales, aderezados con el verde oscuro de los pinsapares de sus cimas. Ese paisaje geológico-botánico, único a nivel mundial, presenta en su interior una flora también única, surgida ante la dificultad de colonizar estos suelos serpentínicos; una vegetación sin comparación posible, perfectamente adaptadas a estas moles peridotíticas.

La presencia de metales pesados debido al tipo de roca, por ejemplo níquel, en suelos esqueléticos, pobres en nutrientes y agua, convierten al substrato en un lugar hostil para las plantas, en el que han logrado vivir aquellas que han tenido capacidad de adaptarse a estas exigentes condiciones; esta adaptación se conoce como serpentinomorfosis y aquellas plantas que restringen su distribución a este tipo de suelos, serpentinófilos.

Existen tres tipos de serpentinófitos:

  • Estrictos: aquellos que solo viven sobre serpentinas. Hay 22 serpentinófitos estrictos.
  • Preferentes: viven preferentemente sobre serpentinas, aunque pueden presentar escasas poblaciones en otras litologías. Hay 2 serpentinófitos preferentes.
  • Subserpentinófitos: plantas adaptadas a vivir sobre serpentinas en la mayoría de sus poblaciones y que también pueden hacerlo sobre otros tipo de substratos. Hay detectados 3 subserpentinofitos hasta el momento.

Sierra Bermeja forma parte de la Red Europea de Espacios Protegidos NATURA 2000 debido a la gran cantidad de hábitats priorizados por Europa, dignos de preservación: los pinsapares de Abier pinsapo, los pinsapares de Pinus pinaster, los matorrales serpentinícolas caracterizados por Staehelina baetica, los pastizales fugaces con Arenaria capillipeso o las formaciones de arroyos con Galium viridiflorum. Todo ello justifica su declaración como Zona de Especial Conservación (ZEC).

Las especiales condiciones impuestas por las rocas hacen de Sierra Bermeja una isla geológica responsable de sus singulares ecosistemas de flora y fauna. Estas singularidades la convierten en la zona biogeográfica denominada Sector Bermejense que, junto a otras islas biogeográficas también ricas en endemismos como Sierra Nevada, Tejada-Almijara, Mágina o Cazorla, forman parte de las Sierras Béticas, unificadas en la provincia biogeográfica Bética dentro del mundo Mediterráneo.

  1. Centro de especiación y punto caliente de biodiversidad para la FAUNA.

6. FLORA y vegetación de serpentinas. un caso único de adaptación

Sierra Bermeja presenta una componente faunística excepcional merced a sus peculiares características ecológicas. A la exclusividad del suelo se unen efectos biogeográficos, de aislamiento y de refugio ocurridos durante las últimas glaciaciones que podrían haber dado lugar al biota específica actual, siendo el bordallo del Genal, Squalius malacitanus, ejemplo de este tipo de especiación.

Existen más de 216 especies de fauna identificadas, 14 endémicas y casi todas protegidas por la legislación europea, española o andaluza, lo que parece indicar su gran importancia como centro de especiación de fauna, esencialmente para los invertebrados.

Tomando por tanto como criterios la riqueza de especies, la vulnerabilidad y el carácter endémico, debe identificarse a Sierra Bermeja como un punto caliente de biodiversidad.

En invertebrados hay identificados 14 endemismos, la gran mayoría descubiertos en las últimas dos décadas. Hay también 18 especies de distribución restringida a este macizo y a otros escasos enclaves de las sierras béticas.

Por ecosistemas, resalta la fauna asociada al tipo de sustrato, a los cursos fluviales y al pinsapar. Tanto es así que Sierra Bermeja se encuentra recogida como área importante para la conservación de especies amenazadas de odonatos, coleópteros y moluscos terrestres.

Los ríos bermejenses, pequeñas cuencas aisladas, poseen una calidad de agua inmejorable. Por ello sobreviven especies extintas de peces de otros ríos refugiadas aquí de un modo relíctico. Hay descritas 5 especies.

Existen al menos 10 especies de anfibios en el área de Sierra Bermeja y su entorno, y 20 especies de reptiles, 17 de las cuales están protegidas y 4 incluidas en la Directiva de Hábitats.

El Paraje Natural de Los Reales de Sierra Bermeja está catalogado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) según la directiva europea. Solo aquí existen no menos de 150 especies de aves; 25 protegidas por Directiva de Aves y 117 protegidas por la legislación nacional o andaluza. Especialmente diversa es la presencia de aves rapaces, siendo destacables las citas hasta principios del siglo XX del quebrantahuesos, extinto a escala regional en la actualidad.

Existen al menos 36 especies de mamíferos; 18 protegidas. Los quirópteros están muy bien representados. Entre los ungulados se encuentra el jabalí, la cabra montés y el corzo, especies muy escasa en Andalucía en general. Todos los ríos de Sierra Bermeja tienen poblaciones de nutria euroasiática, especie considerada “Vulnerable”. Es abundante en todo el conjunto serrano el meloncillo, única mangosta europea, citada por primera vez en Europa en Sierra Bermeja. Como especies extintas de mamíferos aparecen citados hasta mediados del siglo XX poblaciones de lince y lobo ibéricos.

  1. Un PATRIMONIO histórico y cultural clave en algunos momentos de la historia.

7. Centro de especiación y punto caliente de biodiversidad para la FAUNA

Pese al vacío poblacional que la caracteriza, la orografía y situación geográfica de Sierra Bermeja, a medio camino entre las comarcas del Campo de Gibraltar, la Serranía de Ronda y el litoral occidental malagueño, le han dado un protagonismo clave en algunos momentos de su historia.

Las evidencias arqueológicas de poblamientos sobre peridotitas más antiguas constatadas hasta el momento se localizan en Los Castillejos de Estepona, una atalaya situada a 300 m sobre el nivel del mar, con ocupación desde inicios de la Edad de Bronce (hace unos 4.000 años). Estas poblaciones prehistóricas ya disponían de tecnología para elaborar objetos de cobre, así que pudieron haber hecho uso de los recursos minerales de Sierra Bermeja. Pero no solo eso, también se han documentado molinos de mano elaborados sobre estas rocas.

A finales de la Edad de Bronce, y especialmente durante el periodo fenicio (primer milenio antes de Cristo, hace unos 2.800 años), la presencia de asentamientos en el perímetro de la sierra, así como en algunos puntos de control de las principales vías de comunicación hacia el interior, hacen pensar que se debió incrementar la explotación de estos recursos mineros, entre otros. En el asentamiento de Los Castillejos de Alcorrín (Manilva) se ha documentado la presencia de metalurgia de hierro practicada sobre mineral procedente de Sierra Bermeja, tecnología que introdujeron en la Península los colonos del Próximo Oriente.

Tras la incorporación de estas tierras a Roma, la explotación de estas riquezas se intensificó. Uno de los ejemplos sería la mina del Cardenillo, explotación de cobre localizada en el entorno del río Guadalmansa, en el perímetro de la Sierra.

Pero será especialmente a partir de época romana tardía, bajo dominio visigodo, cuando se empiece a observar la presencia de poblaciones que abandonan los asentamientos costeros y se instalan en algunos emplazamientos de altura. El número de sitios se multiplica tras la conquista islámica, especialmente en el siglo IX d.C. Estos lugares se incorporan políticamente a la revuelta que desde Bobastro (Ardales, Málaga) protagoniza Omar ben Hafsun contra el califato de Córdoba. Algunos de estos sitios son el cerro del Águila (Casares), Alto del Castillejo de los Negros (Benahavís) y zonas fortificadas como el Castillo de El Nicio (Estepona) o las cimas del Cerro del Castellón (Casares-Genalguacil). El final de la guerra contra la dinastía Omeya supone el establecimiento del Califato de Córdoba a principios del siglo X y conlleva el abandono de gran parte de estos asentamientos de montaña.

La conquista castellana trajo consigo el importante episodio histórico de la rebelión mudéjar de Sierra Bermeja a principios del siglo XVI, siendo las cumbres del Cerro del Castellón el escenario de la última victoria del Islam andalusí en la península; la que aparece en las crónicas castellanas como rota del Calalui.

  1. USOS tradicionales, cuando la montaña impone sus condiciones.

8. Un PATRIMONIO histórico y cultural clave en algunos momentos de la historia

Los usos tradicionales que se han venido dando en Sierra Bermeja han estado condicionados irremediablemente por su ubicación y características naturales. Sus escarpadas pendientes, la alta pedregosidad del suelo y la toxicidad del mismo por los metales pesados que contienen las peridotitas, han descartado históricamente el uso agrícola, propiciando además su vacío poblacional. Estos condicionantes físicos han orientado los aprovechamientos hacia los ámbitos forestal, ganadero, minero y cinegético. Por otro lado, su altura y proximidad al mar la sitúan como barrera montañosa a franquear en las comunicaciones entre el litoral y la Serranía de Ronda, determinando el desarrollo de una red de vías pecuarias que tradicionalmente han tenido el puerto de Estepona, aduana de 3ª categoría hasta 1956, como vía de entrada y salida de los productos serranos, favoreciendo actividades como la arriería y otros oficios relacionados.

De todos estos usos, la explotación forestal ha sido el más importante a lo largo de la historia, especialmente en los últimos tres siglos: en el siglo XVIII, por los extensos pinares maderables cercanos a los astilleros de Algeciras; en el siglo XIX, durante una fase temprana de la siderurgia nacional focalizada en las ferreterías de río Verde, Marbella, que utilizaba el carbón vegetal como fuente energética; y, por último, durante la primera mitad del siglo XX, con la extracción de resina que llevó a cabo en estos montes la Unión Resinera Española.

El aprovechamiento ganadero tradicional ha sido muy importante, siendo cuantiosa la cabaña ganadera que alberga aún esta montaña, destacando las cabezas de caprino y ovino.

El más singular de los usos ha sido el relacionado con los recursos minerales asociados a su geología, lo cual ha supuesto el desarrollo de actividades extractivas desde antiguo; de peridotita, cobre o hierro pero, especialmente desde el siglo XVIII hasta principios del siglo XX, con importantes explotaciones de grafito y otras poco comunes, como de wolframio.

  1. Un marcado carácter PAISAJÍSTICO sin parangón en Europa.

9. USOS tradicionales, cuando la montaña impone sus condiciones

Por su singularidad y naturalidad, Sierra Bermeja posee un importante interés paisajístico digno de ser preservado y considerad. Su colosal presencia como paisaje de media montaña ejerce de telón de fondo de una de las zonas de mayor desarrollo turístico del país, la Costa del Sol. Por su parte, el contraste cromático entre el color rojo que aporta la roca y el verde de la vegetación, así como el encajamiento de sus ríos y arroyos que dan lugar a una orografía muy compartimentada, aportan al conjunto una singularidad estética extraordinaria.

Las peridotitas y las coníferas que proliferan sobre ellas, pinos y pinsapos, constituyen su auténtica esencia. En las cumbres, derramándose por las cañadas más umbrías hasta alturas cercanas a los 1.050 m, la presencia de bosques de abetos, casi siempre sumergidos en un ambiente de brumas, aporta una pincelada boreal de color verde oscura que destaca sobre el verde claro de los pinares y sobre el conjunto rojizo de la roca.

Alrededor del pinsapar pueden verse grandes extensiones de pinar únicamente interrumpidas por algunas manchas de algarrobos y alcornoques e hileras de sauces y adelfas serpentinícolas que pueblan los ríos, arroyos y cañadas, y que dan un toque de color a la siempre mancha verde del pinar.

Un interesante aunque disperso patrimonio cultural enriquece y humaniza el paisaje de Sierra Bermeja: cortijos en ruina, bancales abandonados, caminos y leyendas se ocultan bajo la fronda.

En los atardeceres, cuando los rayos solares inciden oblicua y levemente sobre la Sierra, se alcanzan las tonalidades más rojizas y vivas en la piedra, ofreciendo un espectáculo sobrecogedor.

Las inclinadas vertientes del afloramiento peridotítico crean panorámicas de gran profundidad pero de difícil acceso por lo abrupto del terreno, por lo que las carreteras de Ronda, Jubrique o Genalguacil, que atraviesan el macizo, se convierten en importantes corredores visuales de gran belleza natural al alcance de todos.

Desde las cumbres pueden contemplarse amplias panorámicas visuales, sobre la zona costera malagueña, Campo de Gibraltar, costa del Rif y Atlas marroquí, Valle del Genal, alcornocales de Cádiz y Málaga y resto de la Serranía de Ronda. La vista alcanza incluso Sierra Nevada en los días más despejados.

Vistas Estrecho desde Sierra Bermeja

  1. La PROTECCIÓN definitiva para un espacio natural con personalidad propia.

10. La PROTECCIÓN definitiva para un espacio natural con personalidad propia

Los elevados valores naturales de Sierra Bermeja están desigualmente reconocidos en el actual sistema de protección ambiental. A falta de una figura de protección más efectiva, existen dos ZEC europeos NATURA 2000 denominados “Los Reales de Sierra Bermeja” y “Sierra Bermeja y Real” que reconocen 15 de los 230 ecosistemas europeos incluidos en la Directiva de Hábitats 92/43 CEE de la Red Natura 2000, con más de 60 especies amenazadas según la Lista Roja de la UICN.

Red Natura 2000.jpg

Cuenta con un Paraje Natural en Los Reales de Sierra Bermeja, una pequeña parte de un Parque Natural en la Sierra de las nieves y una Zona de Especial Protección para las aves (ZEPA), estando, además, integrada en dos Reservas de la Biosfera. Además figura como “Área de Interés Excepcional” en el Atlas y Libro Rojo de la Flora Amenazada de España, la máxima categoría recogida.

Parque y Parajes Naturales.jpg

Sierra Bermeja y sus estribaciones mayores (Palmitera y Real) también están incluidas en el Área Importante para las Aves IBA “Serranía de Ronda, Sierras Bermejas y Crestellina” por la riqueza e importancia de las especies de aves que la pueblan de manera habitual.

De igual modo, aparece en el Libro Rojo de los Invertebrados de Andalucía (LRIA), citada como área  importante para la conservación de especies amenazadas de Odonatos.

Aunque es objeto de estudio e interés creciente a nivel internacional, la geología de Sierra Bermeja no tiene una protección específica si bien las peridoritas, los diques anatécticos del puerto de Peñas Blancas, los cahorros del río Castor o el layering (bandeado) de las peridotitas del puerto del Madroño están catalogados como Lugares de Interés Geológico (LIG) en el Inventario Andaluz de Georrecursos.

Ríos de Estepona. Programa de senderismo.jpeg

Respecto a las amenazas, los incendios forestales constituyen la alteración más nefasta que afecta a Sierra Bermeja en tiempos recientes, habiéndose incrementado la recurrencia media de estos hasta los 14,5 años, con 12 en los últimos 45 años, destacando los ocurridos en 1966, 1975, 1991, 1995, ó 1999.

A los incendios se han sumado otros usos generadores de impacto como la urbanización del piedemonte o el desarrollo de infraestructuras (embalses, autopistas, etc.) que están poniendo en peligro los ricos y desconocidos ecosistemas bemejeses.

Sierra Bermeja, mayor exponente de los ecosistemas serpentínicos de España, alberga una geodiversidad y biodiversidad única y amenazada, que confiere al macizo una personalidad indiscutible, principal baza de cara a su declaración como Parque Nacional.

GLOSARIO:

  1. Aislado.
  2. Anatéctico.
  3. Arriería.
  4. Bancal.
  5. Biodiversidad.
  6. Bordallo.
  7. Biota.
  8. Cahorro.
  9. Cinegética.
  10. Coleóptero.
  11. Cortijo
  12. Década.
  13. Edad de Bronce.
  14. Endémico.
  15. Extinto.
  16. Fronda
  17. Glaciación.
  18. “Hábitats”.
  19. Odonato.
  20. Paraje Natural.
  21. Mangosta.
  22. Molusco.
  23. Siglo.
  24. Relíctico.
  25. Ungulado.
  26. Visigodo.
  27. Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

PREGUNTAS:

http://www.sierrabermeja.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: