Nutrientes

Los nutrientes pueden cumplir tres funciones básicas:

  1. Energética.
  2. Estructural o plástica.
  3. Reguladora de reacciones metabólicas.

Los tipos de nutrientes que podemos encontrar son:

Hidratos de Carbono. Compuestos orgánicos constituidos por Carbono, Hidrógeno y Oxígeno. Se encuentran sobretodo en farináceos, frutas y en la leche. Su función es fundamentalmente energética (4 kcal/g). Además la glucosa es indispensable para la integridad del tejido nervioso y fuente de energía del cerebro. El organismo tiene reservas de glucosa almacenada en forma de glucógeno hepático y muscular.

Grasas. Las grasas o lípidos, incluye sustancias de muy variada condición que se agrupan por la particularidad de ser insolubles en agua. Están compuestos por Carbono, Hidrógeno y Oxígeno (y en ocasiones por Nitrógeno, Fósforo, Azufre y otros en menor proporción). La función energética depende de los ácidos grasos que se encuentran formando las moléculas de triglicéridos. Liberan lentamente 9 kcal/g. El tejido graso almacena energía en forma de triglicéridos. Además tiene funciones plásticas (aislante mecánico y térmico de órganos) y reguladoras (precursor de hormonas, vitaminas, neurotransmisores). Los ácidos grasos pueden ser:

  • Saturados (fundamentalmente de origen animal): favorecen el aumento de colesterol e incrementan el riesgo cardiovascular.
  • Insaturados (generalmente de origen vegetal y en pescados azules): protegen cardiovascularmente y son antiinflamatorios.

Hay ácidos grasos esenciales que necesita el organismo pero que nos los puede fabricar y que se encuentran en los lípidos de origen vegetal.

Proteínas. Son compuestos formados por Carbono, Hidrógeno, Oxígeno y Nitrógeno (pudiendo aparecer además, Azufre, Fosfato, Hierro, Cobre, etc.). Se estructuran en unidades moleculares que se denominan aminoácidos. Hay aminoácido esenciales que el organismo necesita aportarlos del exterior. Tiene función plástica entre otras y en casos extremos cumple funciones energéticas una vez consumidas las reservas de glucosa y ácidos grasos, ya que resulta un procedimiento ruinoso para la célula. El rendimiento energético es de 4 kacl/g.

Vitaminas. Hay que aportarlas desde el exterior y se dividen en hidrosolubles (Grupo B y C) y liposolubles (A, D, E, K). No proporcionan energía y participan en un gran número de reacciones vitales.

Minerales. Representados por el Fósforo, Magnesio, Azufre, Flúor, Iodo, Zinc, etc. Destacan el calcio, componente que representa el 99% de la estructura del hueso y que se encuentra fundamentalmente en los productos lácteos, y el hierro, componente de la hemoglobina, proteína que transporta el oxigeno y al anhídrido carbónico.

Fibra. Compuesto de origen vegetal (tallos y hojas de verduras, cascarillas de cereales, legumbres y fruta), en su mayoría hidratos de carbono no aprovechables. No disponibles como fuente de energía, son beneficiosos para la salud porque permiten el correcto tránsito intestinal de los alimentos. Además, actividad física, sudoración y estreñimiento son fenómenos relacionados (Delgado, Gutiérrez y Castillo, 1997: 231).

Agua. El agua no tiene funciones energéticas pero es imprescindible para que se lleven a cabo todas las reacciones químicas que se dan en el organismo humano. Fundamental para la termorregulación, el transporte, la digestión, etc. Forma parte del 60-70% del peso del organismo adulto.

Estos nutrientes son transportados por el sistema cardiovascular para transformarlos en energía por las células.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: